9be642f7225e5efa14b57559f92dbcc8


Es muy común escuchar de parejas que se distancian y sus intereses se inclinan en diferentes direcciones. Perdieron el conocimiento que los unía y el nivel óptimo en el que estuvieron una vez. Pero, ¿qué tal si esto se pudiera volver a aprender, como el álgebra o ponerse en forma? El trabajo está allí, delante de ti y es probable que parezca desalentador. Aun así, paso a paso, se puede trabajar en conjunto, haciendo los ejercicios y tareas para ayudar a que recuerden cuando los dos comenzaron a amarse.

Estas son algunas recomendaciones para re-aprender a amar:

· Recuerda

Dedícale tiempo de verdad a recordar su noviazgo y la relación con tu esposo cuando eran recién casados. Saca un álbum de fotos o tu diario personal, lee y recuerda lo que sentías en esa época. Cierra los ojos y trata de volver a vivir alguna de esas fechas memorables. Piensa: ¿Qué fue lo que te hizo elegir amar a esta persona en especial?

· Perdona

Si se te ha tratado injustamente, perdona. Si tú hiciste algo mal, pide perdón. Aprende a poner el pasado detrás de ti.

· Dale a tu manera de comunicarte un cambio de estilo

Deshecha de tu vocabulario y de tu mente frases como: «Me casé contigo, ¿no?» y «¿Ya sabes cómo me siento», y preguntas como: «¿En qué estábamos pensando?» En su lugar, usa estas: «Te quiero porque…» y «Me casé contigo porque no me podía imaginar levantarme todos los días y no ver tu cara y escuchar tu voz», o bien, «Recuerdo que tan emocionados estábamos de empezar nuestra vida juntos, y nunca he lamentado ni una vez mi decisión».

· Sé honesta, sin ser hiriente

Si algo en específico te está molestando, dilo sin que suene como una acusación. Usa declaraciones que empiecen con un «yo»: «Yo me siento amado cuando tú…» o «Yo realmente sería más feliz si pudieras hacer esto o dejar de hacer esto».

· Piensa sólo en tu cónyuge

Durante las épocas de estrés marital, es común empezar a pensar de manera romántica con otra persona. Aleja esos pensamientos inmediatamente y dedícate a pensar de esta manera sólo sobre tu cónyuge.

· Nunca hables mal de tu cónyuge con otras personas

Al hacerlo, atraerás atención peligrosa de otras personas y solamente harás que el problema crezca aún más en tu propia mente.

· Si alguna vez alguien coquetea contigo

Déjale muy claro que eres devoto y fiel a tu cónyuge, y que estás felizmente casada por una innumerable lista de razones.

· Enamora a tu pareja

Recuerda lo que hiciste o los detalles que tuviste cuando recién empezaste a salir con tu cónyuge. Sé atenta y hazle pequeños presentes. Cocínale una cena especial. Comprométete a pasar tiempo de calidad con tu pareja una vez a la semana, aunque sea solamente para hacer las compras.

· Haz un auto-examen de conciencia

Un error común es pensar que la pareja ha cambiado mucho desde el noviazgo y no ver el cambio en uno mismo. Mantente atenta y considera los cambios que han ocurrido en los dos lados, nota también las mejoras y piensa en todas las pruebas que han superado juntos.

Si sientes que tu matrimonio se está desmoronando, levanta un ladrillo y ponlo de nuevo en su lugar. Haz tu parte. Ejercita tu deseo de mantener tu matrimonio en pie. Si así lo quieres, puedes volver a aprender a amar a tu pareja de nuevo, tanto como la primera vez.