Hoy en día para proteger la salud de tus hijos debes eliminar el uso o la cercanía a muchas sustancias químicas y estar alerta ante una cantidad de riesgos que existen en nuestro ecosistema. 
Debemos revisar la comida, ropa, plásticos, químicos y detergentes que usamos regularmente en nuestro hogar y evaluar que tipo de riesgo tiene para la familia, buscando opciones naturales u orgánicas para sustituirlos

Aquí te sugerimos algunos consejos para prevenir o evitar que los riesgos ambientales afecten la salud de tus hijos.

Ayuda a los niños a respirar aire no contaminado

No fumes ni permita a otros fumar en su casa o automóvil.

Mantén su casa lo más limpia posible. El polvo, el moho, los insectos, el humo del tabaco y la caspa de los animales domésticos pueden causar ataques de asma y alergias.

-Abre las ventanas de par en par con frecuencia para ventilar la casa, y llena tu hogar de plantas, ya que éstas combaten los contaminadores del aire.

Evita las actividades al aire libre cuando hay anuncios de alerta a causa de altos niveles de ozono en el aire.

Para no contribuir a la contaminación del aire, camine, use la bicicleta.

Evita dejar prendido el motor de su vehículo innecesariamente.

No hagas fogatas ni quemas al aire libre.

Líbrate de los productos que contienen amoniaco y cloro, que están entre los más perjudiciales y sustitúyelos por productos naturales

Consume alimentos orgánicos

-Los niños no necesitan antibióticos ni pesticidas en la carne, leche, mantequilla o queso que consumen, siempre que sea posible compra frutas y verduras orgánicas.

Evita el uso de insecticidas en aerosol

-Las mujeres embarazadas y los niños son muy vulnerables a los efectos de los pesticidas, los niños pequeños que están o han estado en contacto con pesticidas corren un mayor riesgo de sufrir retrasos en su desarrollo y padecer ciertos tipos de cánceres infantiles, especialmente leucemia y tumores cerebrales.

Protege a los niños del envenenamiento con plomo

-Examina a tus hijos para saber si tienen plomo en la sangre. Habla con su médico sobre la prueba necesaria.

-Lava las manos de tus hijos antes de comer y lava con frecuencia los biberones, y juguetes.

-Lava los pisos y marcos de ventanas para proteger a tus hijos del polvo y de la pintura descascarada, que puede estar contaminada con plomo, especialmente en viviendas viejas.

-Mantén los pesticidas y otros químicos tóxicos fuera del alcance de tus hijos

-Guarda la comida y la basura en recipientes cerrados para evitar que haya plagas (insectos o ratas) dentro de su casa.

-Usa trampas con cebo en vez de insecticidas en aerosol (“spray”) siempre que sea posible – y siempre manténganlas fuera del alcance de los niños.

-Lava las frutas y vegetales bajo un chorro de agua antes de comerlos. Pélalas antes de comerlas siempre que sea posible.

Mantén a los niños lejos del mercurio

-Come una dieta balanceada pero evite pescado contaminado con altos niveles de mercurio.

-Reemplaza los termómetros de mercurio con termómetros digitales.

-No dejes que tus hijos jueguen con mercurio.

-Nunca calientes o quemes mercurio.

Artículo relacionado

Cómo hacer un repelente casero para mosquitos