Manejo de la conducta en el hogar

Manejo de la conducta en el hogar

 

 

 

 

Al momento de ser madres y padres son muchas las interrogantes, los miedos y las dudas que pueden surgir a lo largo de todo el proceso, especialmente con lo correspondiente a la manera de educar a los hijos. ¿Cuál es la manera más adecuada de corregir a mis hijos cuando muestran un comportamiento inapropiado? ¿Qué puedo hacer para que aprenda a seguir las instrucciones de manera adecuada? ¿Cómo debo de actuar ante un comportamiento desobediente? ¿Estoy perjudicando emocionalmente a mi hijo cuando lo corrijo? ¿Estoy haciendo un buen trabajo como madre o como padre? Estas, incógnitas suelen ser motivo de preocupación para muchos padres.

Como respuesta a estas interrogantes, las siguientes técnicas servirán de gran ayuda a la hora de trabajar en el manejo de la conducta de los hijos:

Retirada de atención

Se puede utilizar frente a las rabietas y el llanto. Consiste en retirar la atención que se le presta al niño inmediatamente después que ocurre la conducta inadecuada, evitando el contacto visual, los gestos y las palabras, hasta que la situación se calme, es ahí cuando se le presta atención nuevamente y se le explica en tono calmado lo sucedido. Esto se hace de la siguiente manera: “Si pides las cosas de una forma diferente es posible que las consigas”, transmitiéndole que pidiendo las cosas de forma inadecuada, no conseguirá lo que desea.

Tiempo fuera

Se puede utilizar también para el llanto y las rabietas, así como ante travesuras y discusiones con padres que se salen de control. Consiste en retirar al niño del espacio actual en que se encuentra y trasladarlo a otro durante un corto periodo de tiempo, inmediatamente ocurrida la conducta inadecuada, este otro lugar no debe resultar atractivo para el niño y debe de encontrarse libre de distracciones. El tiempo se asigna según la cantidad de años que tenga el niño y se le advierte que una vez acabado el tiempo fuera no debe de repetir la conducta inadecuada.

Economía de fichas

Se puede utilizar ante conductas disruptivas. Ayuda a lograr que el niño aprenda a que cuando actúa de manera apropiada logra conseguir mejores consecuencias y resultados, ayudando a que mantenga y moldee su conducta hacia una más adecuada, de una forma divertida y atractiva. Consiste en que el niño a través de cada conducta adecuada que realice consigue una ficha o punto, los cuales se van acumulando hasta llegar a una puntuación final previamente determinada y se le otorga un premio. Para mantener un control y seguimiento de los puntos se prepara un cartel en donde se puedan visualizar los puntos acumulados, en caso de que surja una conducta inadecuada se puede retirar uno de los puntos acumulados previamente.

El uso constante de estas técnicas, junto con el reforzamiento de las conductas positivas, permitirán que el niño desarrolle su comportamiento de manera adecuada y que conductas negativas pasen a ser positivas y logren mantenerse a través del tiempo.

Laura Acra CIDI TEAM

Blog CIDI