Padres de Hoy

Los padres deben dedicar tiempo de calidad a sus hijos

Los padres deben dedicar tiempo de calidad a sus hijos

 

Dedicar tiempo de calidad significa amar de cerca

 

 

No se trata sólo de tener los hijos y alimentarlos. Hay que dedicarle tiempo de calidad para que sientan la presencia de las personas que más los aman. No hay excusas. Ni el trabajo ni otros deberes son más importantes que los contactos amorosos con los hijos. Y si usted considera que no tiene tiempo, procure sacarlo. Y ojalá que sea cada día.

No se trata de una obligación arbitraria, sino de una oportunidad para lograr una conexión que resulta saludable en los aspectos físico, intelectual, afectivo y emocional, a través de palabras, caricias, abrazos y gestos que les hagan saber que cuentan con usted y con su amor incondicional.

Los hijos demandan más atención de lo que se cree. El tiempo que se le dedica en el hogar es determinante para su desarrollo como personas emocionalmente sanas. Los padres son los mejores modelos para sus hijos pero los modelos sólo ejercen influencia cuando están cerca.

Los sicólogos hablamos de “quality time”, lo que significa sacarle el mejor provecho al tiempo que se tiene junto a los hijos. El tiempo de calidad aporta grandes beneficios a la familia. Hace posible la creación de momentos de convivencia en la familia y contribuye a formar familias sanas y funcionales.

También puedes leer: Lenguaje del amor en los hijos

Dedicar tiempo de calidad a los hijos no sólo es bueno para ellos, sino también para los padres. Los padres también necesitan tiempo para sentirse amados por sus hijos.  Dedicar tiempo de calidad significa amar de cerca. Este acercamiento fortalece los vínculos afectivos, la autoestima, potencia el desarrollo intelectual y emocional, fomenta el aprendizaje, ayuda a los hijos y a los padres a liberarse del estrés y, favorece la comunicación.

El tiempo que no se pasa cerca de los seres queridos no se recupera. Vivir un tiempo de calidad cerca de los hijos no significa pasar un rato con ellos y olvidarse durante los demás períodos de tiempo. Dedicar un tiempo de calidad a los hijos significa colocarlos en un lugar especial de su agenda diaria, semanal y mensual.

Dedique al menos media hora cada día a cada uno de sus hijos. Converse con ellos, escúchelos, háblele por teléfono.Comparta lecturas, juegos. Ayude a hacer y revisar tareas. Asista a las reuniones de padres y eventos deportivos. Cuide de ellos cuando estén enfermos. Comparta regalos con ellos.

Comparta con sus hijos momentos de alegría. Y por último, procure todos los día sacar tiempo para abrazar a sus hijos. Un día tiene 86,400 segundos, un abrazo sólo requiere 4 ó 5 segundos. El abrazo provoca que el cuerpo segregue endorfinas, reduciendo el estrés, la ansiedad y provocando una sensación de felicidad.

Cierre los ojos y trate de recordar cuándo fue la última vez que le dedicó tiempo de calidad a sus hijos. Si no lo ha hecho, trate de recuperar el tiempo perdido. Aproveche la oportunidad que le da la vida para dedicarles tiempo de calidad a sus hijos. Hágales sentir que ellos son tan importantes que tienen un lugar especial en su agenda y en su vida. En ese tiempo se construyen los recuerdos inolvidables del futuro.

Héctor Rodríguez, PhD.

Psicólogo

E-mail: hmanuel.rguez@claro.net.do

Artículos relacionados

Invertir en la química de las relaciones

Descargable: Relación con los hijos

Logra tiempo de calidad con tus hijos