Padres de Hoy

Los tres pilares del amor

Los tres pilares del amor
 
Imagina que sobre una mesa triangular sostenida por tres patas vas a intentar construir un enorme castillo. No te atreverías a pararte de esa mesa sabiendo que una de sus patas está rota, ¿o sí? Y mucho menos te atreverías a subir en ella a tu cónyuge y a tus hijos. Pues entonces revísalas hoy; la carencia o debilidad de un pilar hará que tu vida amorosa se desmorone tarde o temprano provocando un terrible desenlace...

El amor tiene tres características fundamentales:

Intimidad emocional:

Este es aquel que se da cuando se habla con el corazón, sin juzgar, sin buscar excusas; Se habla sobre las dudas, los temores, sueños, preocupaciones, alegrías, penas; Se comienza a confesar los errores del pasado y del presente. Lo que llamamos intimidad emocional es confianza absoluta, complicidad, integración, alianza. Cuando esta se desarrolla se interpreta de manera rápida y correcta el lenguaje corporal, se detecta el verdadero estado de ánimo del compañero sin utilizar palabras. Y cuando se usan las palabras se hace de3 una manera especial, en un nivel de fraternidad distinto al que se da en la comunicación con el resto de las personas, en caso de haber discordias estas se resuelven de inmediato, porque al discutir se procura no causar daños, ni herir.

Entendiendo a mi pareja

Afinidad intelectual:

No solo estamos hechos de emociones, estamos hechas también de ideas. Se puede tener la capacidad de comunicarse íntimamente pero si no se posee una forma similar de ver algunos aspectos de la vida como son el trabajo, los valores, la religión, el sexo, la educación de los hijos, el tiempo libre, la familia, etc. Por eso deben enriquecerse estos puntos durante la convivencia para no terminar excluyéndose en las actividades del otro.

Si te amas a ti mismo podrás amar a tu pareja, y la auto aceptación es un concepto que se da solo en la mente. Solo siendo maduro intelectualmente se podrá aceptar la individualidad e independencia de la pareja, así evitando los celos, el egoísmo y la posesión.

Atracción química:

Si tienes con tu pareja intimidad emocional, entonces puedes decir que es tu amig@ y también se complementan en ideas, entonces puedes decir que son compañeros. Pero aún falta un último punto indispensable para formar el lazo del amor: ser tu amante. Esto se consigue con la atracción química, y con esto no me refiero al gusto corporal, ya que te puede parecer hermos@ una persona pero te sientas ningún. La apariencia es algo superficial, lo que enciende el magnetismo entre dos individuos no es un fenómeno físico sino químico. La química permite ver más allá de lo visible y arder con la belleza que solo tu detectas. Cuando existe esto a las personas no les importa los que los demás piensen de la belleza de su pareja, se sienten a gusto porque se atraen realmente.

Cuando mi pareja y yo nos convertimos en amigos

Extracto de “Juventud en éxtasis” Carlos Cauhtemoc Sánchez

Artículos relacionados

Vive los 5 lenguajes del amor en el hogar

Matrimonio: Amor y Amistad sin extinción

5 tips para fortalecer tu matrimonio