Padres de Hoy

Curar las cicatrices de forma natural

Curar las cicatrices de forma natural

 

 

 

 

Arcilla bentonita

Elimina toxinas. Ayuda a sanar la piel. Reduce el enrojecimiento.

Modo de empleo: Haz una pasta de bentonita, arcilla y agua, luego aplica en la piel. Deja actuar hasta que se seque y luego enjuaga.

Aceite de coco.

Los ácidos grasos en el aceite de coco trabajan como antioxidantes, previene y revierte el daño de los radicales libres en la piel.

Modo de empleo: Aplica diariamente sobre la cicatriz.

Jugo de zanahoria

Rico en minerales y vitamina C. Limpia y embellece la piel.

Modo de empleo: Mezcla el jugo de zanahoria con 1 cdta. de sal marina y masajea la pasta en las cicatrices con movimientos circulares. Deja secar y enjuaga con agua tibia.

Baños de sal de mar

La sal absorbe las toxinas de la piel y actúa como un antiséptico.

Modo de empleo: Llena un baño de agua tibia y mezcla el agua con sal del mar. Sumérgete en ella durante 30-45 minutos, una o dos veces por semana.

Aloe Vera

Regenera los tejidos de la piel. Combate la inflamación. Proporciona humectación calmante.

Modo de empleo: Corta longitudinalmente una hoja de la planta de aloe vera para exponer la salvia del aloe y aplica en la piel.

La vitamina E

Estimula la formación de colágeno. Mejora la textura y elasticidad de la piel.

Modo de empleo: La fórmula de aceite concentrado de vitamina E (o el contenido de vitamina E en cápsula) se pueden utilizar directamente en las cicatrices. NOTA: La Vitamina E sólo se debe utilizar en las cicatrices que están completamente curadas, ya que puede interferir con la cicatrización de la herida.

Aceite de avellana

Nutre e hidrata la piel. Regenera las células. Funciona como astringente. Fortalece los capilares. Reduce el enrojecimiento.

Modo de empleo: Aplica diariamente sobre la zona de piel dañada.