Formación

¿Cuál es tu estilo de crianza?

¿Cuál es tu estilo de crianza?

 

 

 

 

Estas siendo un padre permisivo, autoritario, no involucrado? Los estilos de crianza son varios ya que existen diferentes factores que influyen en el modo de crianza de cada familia, entre estos están la cultura, religión, antecedentes, los nivel socioeconómico, entre otros.

Aquí te mostramos  diferentes estilos de crianzas, averigua cual es el tuyo:

Autoritario:

Este estilo se basa como su nombre lo indica en autoridad, reglas estrictas, control total, castigos muy duros. Estos padres son muy exigentes y no sienten sensibilidad por sus hijos.

Los hijos de estos padres son niños con baja autoestima, están temerosos, se les dificulta socializar. Otros también pueden ser muy agresivos como reflejo de lo que sufren.

Autorizado:

Los padres aquí son justos al momento de establecer reglas, aunque crean altas expectativas de sus hijos son sensibles, hacen que los niños sean racionales para que así expresen su opinión y sean independientes.

Los niños de este estilo tienen buenas calificaciones, les tienen confianza a sus padres, son líderes y tienen buenas relaciones con los demás.

Permisivo:

Los padres tienen muy pocas reglas y esas pocas no son muy necesarias, y les demuestran a los hijos mucha sensibilidad.

Puede ocasionar niños con baja autoestima, se sienten solos y sin rumbo en la vida ya que no tienen límites.

Padres permisivos y autocráticos

No involucrados:

Aquí no son ni exigentes, ni sensibles. La comunicación es muy mínima o no existe, los padres solo cumplen con las obligaciones básicas y solo les interesa otras áreas de sus vidas como es la laboral.

Este estilo de crianza genera niños con muy baja autoestima, soledad, depresión infantil, bajo rendimiento académico y con comportamientos agresivos.

¿Estoy siendo un padre/madre presente físicamente pero ausente emocionalmente?

Helicóptero:

Los padres viven encima de sus hijos por decirlo así, ya que su vida se centra en ellos. Sobreprotegen a sus hijos con la seguridad.

Los niños con padres con este estilo de crianza suelen ser muy dependientes y temerosos.

Instintivo:

Eres un padre instintivo si sigues el mismo estilo de crianza que tuvieron tus padres contigo. Se trata de seguir la misma lógica y reglas.

Lento:

Los padres buscan no estresar a los hijos buscando el éxito sino que ellos mismo tomen las riendas de su vida y hagan lo que les hace feliz y a su propio ritmo.

Los niños de este estilo de crianza se dice que están preparados para los inesperados cambios del mundo real.

Apego:

Padres e hijos tienen un fuerte vínculo emocional, los padres son altamente sensibles y siempre están disponibles para apoyarlos emocionalmente. Como es una crianza que empieza desde el nacimiento no hay castigos corporales. En la mayoría de los casos los niños estudian en casa y por esta razón uno de los padres no trabaja.

Los niños son niños altamente felices, seguros y pacíficos.

Igualitario:

Aquí la familia trabaja como un equipo, con las reglas y actividades.

Los niños aprenden a negociar

Espiritual:

Respeta la individualidad del niño, haciendo espacio para que el niño desarrolle un sentido de sus propias creencias a través de su personalidad y su potencial.

Al niño aprender grandes valores espirituales, aumenta su autoestima y se empoderan.

Positiva:

Esta construido en principios de la familia. Los padres apoyan a sus hijos incondicionalmente, guiándolos  que se construye a través de la confianza y el respeto.

Claves para una crianza positiva afectiva y efectiva, estableciendo límites

Narcisista:

Los padres narcisistas utilizan a sus hijos para vivir sus propios sueños que no pudieron cumplir. Son posesivos y envidiosos de lo que sus hijos pueden hacer.

Tóxico:

Los padres abusan física, sexual y verbal de sus hijos, ignoran las necesidades emocionales,.

Los niños que crecen con este estilo de crianza en su mayoría siguen el patrón de sus padres y son agresivos.

Artículos relacionados

Crianza de los Niños

La comunicación con nuestros hijos: un aspecto vital en la crianza

La disciplina debe empezar a temprana edad